h1

Un día de lluvia

marzo 12, 2010

Qué día nos ha dejado, Maestro. A Usted que me ha susurrado el español sin estruendos, si tuviera cinco horas, y supiera qué hacer con ellas, le contaría muchas cosas, casi todas inútiles.

Tristeza para los que, siendo herejes, no tenemos la suerte de creer.

Gracias por todo, Maestro.

2 comentarios

  1. “soy cómo un árbol, que crece dónde lo plantan…”


  2. DESCANSE EN PAZ A LA SOMBRA ALARGADA DE UN CIPRÉS, EN EL PANTEÓN DE LOS VALLISOLETANOS ILUSTRES DE MI CIUDAD.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: